Recordemos que en marzo del 2020 por cuestiones sanitarias, los colabores de diversas empresas tuvieron que migrar sus oficinas a sus casas, esto para evitar contagios debido al Covid-19. Este 2021 continuamos con esta modalidad de trabajo home office, por ello este año entra ya en vigor las nuevas condiciones de trabajo luego de ser publicadas en el Diario Oficial de la Federación.


De esta manera, las empresas están obligadas a:

1. Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de equipos necesarios para trabajar bajo esta modalidad, como equipos de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.

2.Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.

3.Asumir los costos derivados del teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y parte proporcional de electricidad.

4.Llevar registros de los insumos entregados a los trabajadores bajo esta modalidad.

5.Respetar el derecho a la desconexión de los trabajadores en este esquema al término de la jornada laboral.

6.Inscribir a las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al régimen obligatorio de la seguridad social.

7.Establecer los mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías de la información de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo, con especial énfasis en aquellas que cambien de modalidad presencial a teletrabajo.


Las obligaciones de los trabajadores bajo este esquema son los siguientes:

1.Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles recibidos del patrón.

2.Informar los costos pactados para el uso de servicios de telecomunicaciones y consumo de electricidad derivados del teletrabajo.

3.Atender y utilizar los mecanismos y sistemas operativos para la supervisión de actividades.

4.Se podrá cambiar de modalidad presencial a teletrabajo de manera voluntaria y por escrito. Asimismo, se crea un derecho de reversibilidad de teletrabajo a presencial. Los mecanismos, sistemas operativos y cualquier tecnología utilizada para supervisar el teletrabajo deberán ser proporcionales a su objetivo, garantizando el derecho a la intimidad de las personas trabajadoras bajo la modalidad de teletrabajo, y respetando el marco jurídico aplicable en materia de protección de datos personales.